Las dos caras de la moneda de nuestro boxeo

581465_486671824687683_1903774260_n.jpg

Foto: Juan Carlos Rocha M./ Twitter: JKROCHAM

Hace un buen tiempo, tomé la decisión de escribir una carta abierta a mis colegas y amigos sobre una situación particular, que por esa época, vivíamos con Junior. Pues bien, hoy lo vuelvo a hacer pero en esta ocasión refiriéndome al boxeo tras vivir dos carteleras seguidas en Barranquilla.

Las reflexiones son muchas, tanto positivas como negativas. Empecemos con las primeras.

La ciudad, sin duda, quedó automáticamente constituida como capital del boxeo en Colombia. Una plaza que demostró ser fiel a esta clase de espectáculos deportivos durante toda esta temporada, a falta de dos nuevas programaciones para cerrar el año.

El respaldo de la secretaría de deportes del distrito, en cabeza del doctor Joao Herrera, fue fundamental para respaldar proyectos de nacientes empresas boxísticas como MEGABOX y para cristalizar la velada mundialista de PROBOX DEL CARIBE que en un principio se había fijado en Cartagena, pero que por motivos de fuerza mayor, tuvo que trasladarse para la arenosa.

El nacimiento de boxeadores que invitan a soñar en serio con futuros campeonatos mundiales. Tal es el caso de Alex Teherán, José Carmona, Oscar Escandón, Deibis Cáceres, Jesús Cuadro, Gustavo Sandoval, entre otros, y el ” renacer” de algunos como Jhonatan Pérez y Walter Estrada, que aún mantiene la llama viva de este deporte en sus corazones.

El apoyo fundamental de Directv que abrió nuevos espacios deportivos en su parrilla de programación, entendiendo que el boxeo también es un excelente producto para promocionar a todos sus suscriptores. De igual forma a la televisión extranjera que nos ayudó a expandir la señal desde el coliseo Elias Chegwin para toda Latinoamérica.

El respaldo de los diferentes medios de comunicaciones locales y nacionales fue vital en nuestra lucha por presentar dos espectáculos de gran nivel.

Pero desafortunadamente, no todo es color de rosa. Como siempre, los ” lunares negros ” dejan huella que nos invita a no caer en los mismos en futuras programaciones.

No es posible que aún sigamos viendo a algunos, mal llamados boxeadores, haciendo “el oso” dentro del cuadrilátero, inclusive,  de manera consecutiva. En dos carteleras, en menos de dos meses, no suman ni 3 asaltos. En ambos combates salen derrotados por fantasiosos golpes, K.O inexistentes que sólo le sirve a ellos para cobrar una pírrica bolsa.

Reducir las carteleras. Desafortunadamente no hay un control estricto a la hora de depurar las programaciones.

Si bien es cierto que las empresas nacientes deben pagar el famoso ” derecho a piso ” por llegar al mundo boxístico, también lo es que muchos aprovechados abusan de su condición de asesores, para promocionar a boxeadores ” muertos ” e inventarse historias de resurrección con ellos.

Los celos entre promotores no conducen a nada positivo. No puede ser, que a esta altura, muchos sigan despotricando del uno y del otro para obtener cierta clase de beneficios. Recuerden que todos trabajamos por el bien de este deporte.

Debe primar el respecto entre apoderados. Una derrota de uno no tiene por qué ser motivo de burla del otro.

Cada uno debe tener claro que función cumple dentro del boxeo. Boxeadores son boxeadores, no entrenadores. Periodistas son periodistas y los que son, pero ejercen otro tipo de funciones en medio de una cartelera, deben priorizar su labor.

Los jueces deben impartir justicia, para eso están. No pueden marcar diferencia dentro de una pelea para favorecer a un boxeador, sea dentro del cuadrilátero o en las mesas de anotaciones.

Es para mí, y al oído de las autoridades boxísticas de la ciudad y del país, una serie de reflexiones que muy seguramente servirán para que en el futuro no caigamos en lo mismo y otras, que de seguir respaldándolas, mantendrán el amor por el boxeo.

Emel Alvear Cueto /Twitter: @EMELALVEARCUETO

ElBordillo.co – Todos los derechos reservados. Se prohíbe todo tipo de reproducción sin la debida autorización por escrito de parte de El Bordillo Medios Digitales

 

Deja tu comentario

Opiniones del público

You may also like...